La Mujer de Negro

Arthur Kipps es un abogado que guarda un terrible secreto, un secreto de muerte que necesita contar para liberarse de una carga y un dolor tan grandes que el tiempo no ha conseguido sanar.

Mujer de Negro cn Autor

 Información del Libro:

  • Autora: Susan Hill.
  • Editorial: Edhasa.
  • Páginas: 188.

En la fría Inglaterra de mediados del siglo XIX, Arthur Kipps y su familia se encuentran en torno al cálido fuego de la chimenea, sin más luminarias que unas cuantas velas en diversos puntos de la sala, que ambientan el escenario para un juego típico de los jóvenes de aquel entonces: narrar historias de terror en víspera de la navidad. Sin embargo, bajo esas circunstancias, Kipps no se siente cómodo. Escucha con atención los esfuerzos de los hijos de su mujer por construir una fábula creíble, pero no resiste la presión del grupo y evade su turno de la peor manera, huyendo a tropezones hacia el patio, al borde del descontrol.

Su actual mujer advierte percibe su miedo. Llevan varios años viviendo juntos y ha notado que con el paso del tiempo le cuesta más trabajo reprimir este tipo de impulsos. Lo que desconoce, es que en ese preciso momento él lucha contra la creciente necesidad de revelar la macabra verdad que ha guardado en el más absoluto secreto.

Pero no lo hará al calor del fuego, ni rodeado de adolescentes con ansias de diversión, escribirá su propia historia, la que marcó un quiebre irreconciliable con el pasado y la vida que anhelaba tener, que se vio truncada de la forma más cruel, revelando el más triste de los testimonios que un hombre podría confesar.

Un escéptico Arthur, más joven, con la energía y perspicacia de quienes desafían el mundo, no duda en aceptar la labor encomendada por su jefe; un huraño hombre a cargo de la firma de abogados para la que trabaja, que lo llevará lejos de Londres, a lugares mucho más oscuros y misteriosos de los que alguna vez hubiera escuchado, pero quizás de esta forma consiga el aumento de sueldo que necesita para contraer matrimonio con la mujer que ama.

Es así como se traslada a un pueblo lejano, rodeado de un paisaje impresionante, de clima hostil, para regularizar la documentación de las posesiones de la difunta señora Drablow, sin saber que esta decisión traerá consigo el dolor más grande que ha debido soportar. Pues, a pesar de que la aislada residencia se encuentra deshabitada, una extraña entidad deambula en busca de venganza.

Sin embargo, todo lo que rodea Crythin Gifford es extraño; su gente, la curiosidad de los niños, y la forma en que reaccionan las pocas personas con la que cruza palabra, que no dudan en intentar convencerlo de regresar a su hogar, con un lenguaje carcomido por el miedo y una historia de la que nadie quiere hablar con claridad. Pero él no desistirá hasta cumplir su objetivo, o al menos eso espera.

Narrada de manera excepcional, en un lenguaje acorde al tiempo en que se desarrollan los hechos, La Mujer de Negro es un libro que mantiene la atención del lector y que no apresura lo momentos álgidos, sino que con una exquisita economía de palabras pero rica en recursos góticos, mantiene la tensión hasta límites insospechados, sin que las escenas cotidianas empañen la espera de la acción.

Pero quizás, uno de sus mayores atributos, es la descripción del miedo, la construcción de imágenes y escenarios, la sutileza de los ingredientes mágicos, la credibilidad del carácter de sus protagonistas y la capacidad de la autora para conservar la voz narrativa hasta el último punto.

Con una presentación muy diferente a la película, el libro definitivamente se impone, a pesar de que el Films se nutre de la recuperación de recursos clásicos y poco pretenciosos, aunque con un guión que lo desarma para construir una versión diferente, que echa mano de las pinceladas del pasado que descubre el protagonista, en pasajes que en el libro no son más que pequeños matices de una gran obra.

A pesar de ello, ambos; libro y película, logran mantener al espectador o lector expectante, atento a los más sencillos giros argumentales y la espectacularidad de una sencillez olvidada, tanto en la literatura como en el cine.

Lo que podría interpretarse como una cualidad, más que un defecto, es que ambas obras por separado funcionan muy bien, cuando en realidad la película es una versión distorsionada de la novela. Una leyenda contada por otra voz y un final que no guarda relación con su versión original.

Por lo mismo es posible contemplarlas por separado, sin que una invalide a la otra y sin que se pierda, ni por un solo instante, la expectación de la novedad.

Escrito por:

Alejandro Vilches
Alejandro Vilches
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s