El Curioso incidente del Perro a Medianoche

A sus quince años, Christopher conoce las capitales de todos los países del mundo, puede explicar la teoría de la relatividad y recitar los números primos hasta el 7.507, pero le cuesta relacionarse con otros seres humanos. Le gustan las listas, los esquemas y la verdad, pero odia el amarillo, el marrón y el contacto físico.

Perro 1/2 nocheInformación del Libro:

  • Autor: Mark Haddon.
  • Editorial: Letras de Bolsillo.
  • Páginas: 268.

Si bien nunca ha ido solo más allá de la tienda de la esquina, la noche que el perro de una vecina aparece atravesado por un horcón, Christopher decide iniciar la búsqueda del culpable. Emulando a su admirado Sherlock Holmes –el modelo de detective obsesionado con el análisis de los hechos–, sus pesquisas lo llevarán a cuestionar el sentido común de los adultos que lo rodean y a desvelar algunos secretos familiares que pondrán patas arriba su ordenado y seguro mundo.

Es difícil dar una opinión objetiva cuando el libro te ha provocado tantas emociones, que hacía tiempo no experimentaba. Lo comencé porque necesitaba algo ligero y ya había escuchado cosas buenas de él; sin estar lleno de información, ya que con tantas pruebas y trabajos no me iba a poder concentrar, pero el hecho de no haber ido con unas súper expectativas al leerlo fue lo mejor que pude hacer.

Christopher (como podemos notar en la sinopsis) no es un niño común, posee detalles que lo hacen diferente a los demás, es extremadamente inteligente, le encantan las matemáticas y logra resolver problemas sin dificultad, pero para ello su mundo debe estar en orden, ya que cuando no sabe el significado de las cosas o acciones comienza a ponerse nervioso, no dejándolo pensar con claridad, y es en estos momentos donde la gente menos lo comprende.

Cada grito o acción que se pueda ver como peligrosa no es debido a que él lo sea, sino a que su miedo es mucho más fuerte y no lo puede controlar. Es como poseer alguna fobia en particular. A mí, por ejemplo, me dan terror las arañas y sí, me comporto de manera extraña cuando veo una. Lo mismo sucede en el interior de Christopher cuando lo tocan o se encuentra rodeado de muchas personas.

Son pocos los niños que logran crecer con la verdad por delante, y esta es una de sus cualidades, a él le fastidia que le mientan, pero lamentablemente es algo que los adultos o las personas en general solemos hacer bastante. Muchas veces se dice que son “mentiritas piadosas” pero aún así siguen siendo mentiras, y al decirlas generan desconfianza, aunque en una próxima oportunidad se trate de la verdad.

Esto es lo que complica a Christopher, al descubrir que le han mentido (en su mundo no hay cabida para las mentiras) comienza a desconfiar e incluso a pensar que quien le ha mentido le puede causar algún daño, pero lo que no logra comprender es que todo se ha hecho para no causarle dolor. Y es aquí donde comienza mi conflicto interior.

Todos sabemos que las mentiras son malas, pero al igual sabemos que hay mentirillas que son necesarias cuando queremos evitar que alguna persona sufra, y no por ello nos convertimos en seres malévolos capaces de lastimar, no solo con la mentira sino que también físicamente. Pero él no lo entiende, es algo que va más allá de su ser y no lo puede evitar, aun así me daban ganas de decirle que todo estaba bien y dejara de ignorar a quién le había mentido, que intentara entenderlo. Me sentía triste y con rabia por sus reacciones. En otras oportunidades sentí ganas de abrazarlo, pero obviamente no podría hacerlo porque a él no le gustaría, sacaría su navaja del ejército Suizo o su ratón domestico me mordería, así es que sólo bastaría con enseñarle mi mano con los dedos en forma de abanico y demostrarle que estaba ahí, y que lo quería.

“Padre estaba de pie en el pasillo. Levantó la mano derecha y abrió los dedos formando un abanico. Yo levanté la mano izquierda y abrí los dedos formando un abanico e hicimos que nuestros dedos se tocaran. Hacemos eso porque a veces Padre quiere abrazarme, pero como a mí no me gustan los abrazos, hacemos eso en su lugar, y así me dice que me quiere.”

Gracias a este libro logré tener conciencia de lo que sucede con las personas que poseen algo especial; no es que no quieran ser abrazados o queridos, sólo se sienten incómodos con el contacto físico, visual (que para nosotros comúnmente es normal) o cualquiera sea su temor, pero si nos queremos hacer entender de alguna forma y demostrarles lo que sentimos, si se puede… solamente es necesario tiempo y comprensión, y obviamente mucho amor.

Comencé a leerlo pensando que sólo sería un libro más, pero se ha convertido en uno muy especial.

Escrito por:

Barbara Toro
Barbara Toro
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s