“Del Otro Lado” por Beatriz Villar

Garuga persistente en esta tarde, gris plomizo el ambiente y azul cielo en mi pecho que te espera.

Recuerdos de nostálgicos deseos incumplidos, de sueños rotos, de copas vacías que aguardan el néctar que las colme de victorias henchidas, el brindis del abrazo respetuoso, de las miradas encontradas y brillantes de lágrimas de emoción contenida.

No existe resignación en tanta angustia, desborda soledad la despedida, más te espero distinto sin quererte cambiar, amorosamente reflexivo ante la ausencia del castillo que juramos construir juntos.

Y ya escucho tus pasos que te acercan a mi inquieta femineidad abandonada, veo cómo se mojan tus zapatos en los charcos de la llovizna triste que no confía en ti.

¿Golpearás a la puerta que he cerrado para no perecer derrumbada ante ese muro de silencio?

¿Volverás a buscarme, digno, humilde, capaz de sonreírme en la caricia de un regreso eterno, sublime, merecido?

Suenan los caminares más cercanos, vibra mi ser esperanzado que siempre apostará a lo continuo, a la ruptura de la ruptura, a aquel castillo de cimientos que perduran.

Puño cerrado, retumbo de llamado.

No sé si acudiré para atenderte, si he de responder, si abriré la puerta.

Quién sabe quién eres, si ha cesado el aguacero que me incitó a extrañarte y asoma el arcoíris que me eleva y me lleva a no escuchar ni pasos, ni golpes en mi puerta.

Ya sé que no eres tú, tampoco es nadie.

Ha sido mi deseo de abrazarte, ha sido mi deseo de encontrarte.

No abro la puerta; del otro lado, nadie.

Beatriz Villar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s