[Artículo] Desde Júpiter: el comienzo de la ciencia ficción en Chile

Sin títuloQuizá no lo sabías, pero la ciencia ficción no es algo exclusivo de los últimos años, ni mucho menos algo que se le dé mejor únicamente a latitudes como a EEUU y Europa. Sí, es cierto que grandes éxitos de taquilla como Star Wars y Volver al futuro representan historias memorables que seguirán grabadas en nuestros dos ventrículos, incluso cuando tengamos como ochenta años y queramos disfrazarnos de un(a) excéntrico(a) Jedi McFly.

Tampoco se limita al cine y a viajes interestelares. Grandes exponentes de la ciencia ficción internacional, como 1984 y Un mundo feliz, se llevan a cabo en nuestro pequeño y singular planeta. Y definitivamente no debería ser confundida con la fantasía tradicional (aquí arriesgo golpes) como los Juegos del Hambre o Divergente, que a pesar de mostrar mundos futuristas y distópicos con “tecnología que no disponemos hoy”, esta parece funcionar como por arte de magia y no se encuentra dentro de los fundamentos de la novela explicar: de dónde nacen, cómo funcionan o cuál es la ciencia que se encuentra detrás. La ciencia ficción debería explicar a lo menos una de las tres. Por ejemplo, algo que recuerdo en estos momentos, y antes de que me digas que 1984 es exclusivamente utópico/distópico, los elevadores de Orwell.

Pero, ¿cómo surge? ¿Qué la trae a nuestro país?

El Comienzo de la ciencia ficción en Chile

“Como en el siglo XIX no existían en Chile mayores avances científicos y tecnológicos”, explicó José Hernández en el relanzamiento de “Desde Júpiter” el pasado 26 de enero, “el género se inició como una sed por parte de los escritores de crear el progreso”.

Así surgieron exponentes como “El espejo del Mundo” de Benjamín Tallman y “Desde Júpiter” de Francisco Miralles (cuya obra conocerás luego). Aunque, ya más tarde, el género comenzó a desaparecer con la llegada de la fantasía americana.

En los años 60, y gracias al trabajo de Elena Aldunalde, Hugo Correa y Antonio Montero, la ciencia ficción comenzó a renacer en nuestro país, años en los que además (y gracias a estos súper héroes) fueron rescatadas las obras clásicas que hoy se encuentran descargables en PDF en la web de Memoria chilena .

Luego, por culpa del periodismo de la época y la fuerte influencia de los géneros extranjeros, la ciencia ficción se fusionó con la fantasía tradicional americana, haciendo que incluso la mera aparición de un fantasma en la trama fuera considerada ciencia ficción. El patrón que se generó a partir de entonces, recién pudo ser roto en los años 80 y 90, donde la ciencia ficción se tomó el cine. Hasta esa fecha, el estudio solía centrarse en los libros.
A partir de entonces, los escritos comenzaron a hacerse cada vez más similares a lo que planteaban las películas y a adaptarse a estas.

Hoy, la guerra a nivel mundial se desata al redireccionar el foco de regreso a los libros. Es así, como el cine se vuelve a adecuar, tomando historias que han resonado en las carteleras los últimos años, como el Marciano de Andy Weir.

No sabemos cómo se adaptará el país a esta nueva tendencia, pero material no falta. Tenemos fuertes embajadores como Jorge Baradit, Armando Rosselot y más héroes anónimos, que con esfuerzo están a un paso de poner viejos clásicos al alcance de tus garras lectoras.

Desde Júpiter

Es considerado por muchos el primer ejemplar de la ciencia ficción chilena porque, si bien ya existían publicaciones nacionales del género, es la primera novela escrita en el territorio y por un escritor nacional.

Publicada en 1877 por Francisco Miralles, este breve relato nos muestra un protagonista que gracias a la ciencia electromagnética, es transportado a la ciudad de Babilonia, ubicada nada más y nada menos que en el planeta Júpiter, desde donde los jovianos (habitantes del planeta) observan curiosos el desarrollo y evolución de la especie humana a través de un “Microscopio indefinido”.

Se destaca en el trabajo de Miralles una increíble visión vanguardista, con elementos y reflexiones que van más allá de los conocimientos científicos, tecnológicos y psicológicos de la época. Resulta imposible pasar por alto los grandes adelantos que presenta Desde Júpiter, que van desde elementos como el Metro, Fotografías a color, Proyecciones 3D e incluso la Partícula de Dios (famosa porque su búsqueda involucra aceleradores de partículas como los que dan origen las series The Flash y El barco), hasta grandes temas psicológicos como desarrollo social y viaje astral.

Son tantas las reflexiones y los análisis que se pueden desprender del texto que se llegan a generar diferentes corrientes de pensamiento. Por ejemplo:
Para Rafael Videla (profesor de historia y responsable del trabajo editorial del relanzamiento de enero) corresponde a un testimonio de la historia mítica de los dioses extraterrestres. “La historia”, afirmó en el evento, “ha sido falseada. La historia oficial es una mentira”. Desde su punto de vista, existe evidencia no oficializada de que el acceso a conocimiento anticipados al desarrollo de la humanidad, correspondería a una voluntad extraterrestre (Desde Júpiter sería uno de estos accesos); no con fines económicos o de conquista como propone Hollywood, sino que de remoción de consciencia. Lo que siembra muchas dudas sobre el pasado.

Por otro lado, el escritor chileno, Aldo Berríos, comentó su postura en su artículo publicado en Guioteca.com. Para él, Desde Júpiter muestra una fuerte crítica a la sociedad, tanto desde la mirada joviana como desde la terrestre, y reflexiona sobre la pugna que aún existía en la época de Miralles entre las corrientes ideológicas del Romanticismo y la Ilustración, y de la adaptabilidad del hombre Y cómo el hombre (o al menos ciertas ser humano que se ve obligado a cambiar cuando los tiempos lo hacen.

Entonces, se forma la duda:

¿Es Desde Júpiter un texto que desde 1877 propuso una mirada hacia una nueva historia, un futuro, un nuevo hombre y una nueva humanidad? ¿O es en realidad todo lo opuesto, una crítica a la sociedad de la época, consecuencia del pasado y su historia, que pudo o no ser tocada antes por seres del especio como los jovianos? Parece una paradoja, y a la vez una pregunta salida directamente de Alienígenas Ancestrales. Sin embargo, lo cierto es que hay para todos los gustos, dependerá de ti decidir qué corriente te identifica mejor. ¿Quién sabe? Quizá hasta le encuentres un nuevo sentido.

Te invitamos a seguir leyendo ciencia ficción y sobre todo a descubrir los misterios que encierra en género en nuestro país. Puedes partir por Desde Júpiter, descargando el libro de manera gratuita AQUÍ .

Por:

Caro retamal
Carime Jackson
Anuncios

3 thoughts on “[Artículo] Desde Júpiter: el comienzo de la ciencia ficción en Chile

  1. Es mucho lo que aprendo con esta revista tan particular y distinta. He colaborado con dos relatos, “Charlotte” (Rev. nº 5) y “Glaciares en la frontera”, que lo he visto en facebook. Tengo un tercer relato corto que quisiera aportar, y mi pregunta es cómo corresponde hacerlo. Agradezco vuestra respuesta. Desde ya muchísimas gracias, Laura Santestevan.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s