[Entrevista] Loba Ediciones: una editorial feminista, con un fuerte enfoque en la diversidad

El panorama editorial ha debido adaptarse a las nuevas demandas de los lectores, especialmente aquellas que tienen relación con la vitrina que se le ofrece a los exponentes nacionales, quienes muchas veces, asumiendo un alto costo económico, intentan acercarse a las grandes campañas de las transnacionales. Pero en este juego de poderes, en el que el lector tiene el poder, tanto las nuevas editoriales como aquellas que llevan años en el mercado, se ven obligadas a reinventarse, del mismo modo que invierten en un catálogo acorde con la nueva demanda, apostando por autores que rápidamente puedan ganarse el afecto del público.

Loba Ediciones nace el año 2015 y su apuesta es grande. Su primera novela publicada, llegó de la pluma de J. L. Flores, uno de los primeros autores nacionales que desarrolló con éxito el género fantástico y entre otros de los nombres conocidos, también se encuentra Camila Valenzuela León, quien aún tiene contrato con SM y Planeta.

Daniela Cotés | Karol Urzúa
Daniela Cotés | Karol Urzúa

  • ¿Cómo nace la idea de fundar una editorial?

La editorial nace de mi amor por los libros en general y los libros para jóvenes en particular. Yo siempre he sido una gran lectora, pero durante mi adolescencia, salvo raras excepciones (El señor de los anillos, El guardián entre el centeno y otros títulos “ganados”) nunca estuve expuesta a la “literatura juvenil”. Ya en mis 20’s, llegué (un poco tarde) al boom del Young Adult literature (como le dicen en el mercado anglosajón). La verdad es que, si bien mis primeras aproximaciones a estos libros estaban llenas de prejuicios, descubrí que existe una gran cantidad de títulos y su calidad es muy variable. Existen libros conocidos cuyos aspectos formales dejan mucho que desear. Pero también hay algunos tesoros: libros de una calidad literaria admirable y cuyas temáticas permiten análisis sociales, políticos y culturales profundos. Lamentablemente, no siempre nos llegan estos títulos o se pierden en el mar de bestsellers. Muchas veces se encuentran estos libros sólo gracias a recomendaciones de otros lectores. La idea de fundar Loba Ediciones nace de la inquietud por dar a conocer la literatura juvenil de calidad.

Ahora, algo que debo aclarar desde ya es que si bien encuentro que el término “literatura juvenil” es útil desde el punto de vista del mercado (y por eso nosotros usamos esta definición incluso en nuestro sitio web), no es de mi agrado. La literatura, en general, se categoriza a partir de aspectos estéticos y formales. Las literaturas infantil y juvenil son las únicas que se definen a partir de su público objetivo. Creo que esto debería cambiar por dos razones:

a) El definir parámetros estéticos y formales para la literatura juvenil nos permitirá diferenciar la basura de los textos de calidad, tal como se hace en cualquier otro género. Al no tener parámetros formales, tendemos a meter todo lo que está dirigido a los jóvenes dentro de un mismo saco.

b) Varias encuestas muestran que gran parte de los lectores de “literatura juvenil” son en realidad adultos. Por otro lado, muchos autores te dirán que ellos simplemente escribieron un libro y fue el mercado el que decidió llamarlo “juvenil”. Los límites no son tan claros.

  • Imagino que detectaron necesidades en el mercado que no estaban siendo cubiertas o el nivel de satisfacción de los lectores frente a la oferta nacional, que también es un indicador válido. ¿En su caso, qué opinión tenían de la escena editorial chilena?

La idea de fundar Loba Ediciones nació antes de los booktubers chilenos, de la fama de John Green y de Los juegos del hambre. Si bien Crepúsculo estaba de moda, las editoriales chilenas aún no se habían subido al carro de la literatura juvenil. Fue en ese momento que postulé a una beca para estudiar un magíster en edición y publicaciones con especialización en literatura juvenil en Australia. La idea siempre fue volver y fundar una editorial para jóvenes en Chile y así lo hice. Hay que pensar que algunas editoriales chilenas abrieron sus sellos juveniles recién el 2015. Incluso ahora muchas de estas editoriales publican sólo los bestsellers o sólo libros de carácter pedagógico y naif, los cuales son fáciles de meter a los colegios. Salvo algunas pocas excepciones, se ignoran los libros que no encajan en estas categorías, aunque tengan una alta calidad literaria.

Daniela Cotés | Karol Urzúa
Daniela Cotés | Karol Urzúa
  • ¿Era un buen momento para dar este paso definitivo?

Creo que es un excelente momento pues hay una demanda muy grande por estos libros y tenemos cada vez más lectores exigiendo libros entretenidos y de calidad.

  • ¿Quiénes componen el equipo de Loba Ediciones?

Somos dos socios, Mauricio y yo, quienes trabajamos de forma permanente. Además, contamos con un equipo freelance: una diagramadora, un corrector de estilo, ilustradores, lectores de prueba, etc.

  • ¿A qué segmento apuntan?

“Oficialmente” a jóvenes entre 12 y 18 años, pero como dije anteriormente, esta es una definición un tanto arbitraria.

El nuevo lector

  • Todas las editoriales cometen errores, ya sea por las obras que publican o por su edición. Y hoy en día nos enfrentamos a lectores preparados, que cuentan con herramientas y son capaces de hacer críticas. ¿En qué se diferencian de las otras?

Creo que uno de los aspectos que nos diferencia es nuestro riguroso proceso de edición, el cual sigue la tradición australiana. Nosotros trabajamos cada novela en varias capas: los aspectos teóricos, los aspectos estructurales, el estilo y la corrección ortográfica y gramatical. Cada novela pasa por varias revisiones y la trabajan al menos dos personas. Por lo que me han dicho los escritores, no es algo que suele suceder con este tipo de libros en las editoriales chilenas, al menos las más grandes. Partimos revisando de lo más general a lo más específico, preocupándonos por el ritmo, la estructura, la construcción de los personajes, el contenido teórico, etc. No nos basta con corregir la ortografía y agregar algunas comas. En este sentido, los autores que llegan a nuestra editorial tienen que estar preparados para trabajar mucho y desapegarse un poco de su trabajo. Puede que pidamos que agreguen o quiten capítulos, que eliminen personajes, que cambien la trama. Todo será una conversación y no una imposición, pero necesitamos que lleguen al proceso de edición con la mente abierta en pos de que la obra llegue a su máximo potencial.

  • Siempre es una apuesta comprar un libro, sobre todo cuando no conocemos el estilo de un escritor novel. No obstante, una buena campaña de difusión puede darle visibilidad en medio del bombardeo mediático de las grandes editoriales. ¿Cómo enfrentan esta lucha desigual?

En general, lo que nos ha ayudado hasta el momento es el boca a boca, las redes de contactos y los contenidos temáticos de nuestros libros. Por ejemplo, nosotros nos presentamos abiertamente como una editorial feminista y con un fuerte enfoque en la diversidad y estas son dos cosas que muchos lectores están exigiendo en este momento, así que están entusiasmados con nuestro proyecto. La verdad es que tenemos la suerte de que hay muchas personas: académicos, bibliotecarios, profesores, escritores y lectores que están apostando por nuestra editorial, apoyando y apañándonos en todo. Con la literatura juvenil esto es muy importante pues muchas veces no se encuentra un espacio en los medios donde tradicionalmente se dan a conocer los libros. Es más, a veces estos medios publican artículos que la minimizan y la descartan, sin siquiera conocer realmente a qué va, o la diversidad de su oferta. Queremos romper estos límites y para ello estamos en el proceso de contratar un encargado o encargada de prensa que nos ayude a ingresar a estos espacios.

El proceso de selección y publicación

  • La calidad de las obras y el trabajo de edición, es el que a largo plazo mantiene con vida a las editoriales. ¿Cómo deciden qué publicar?

Los libros nos llegan por tres caminos: 1) negociamos los derechos de traducción de novelas que nos gustan; 2) nos acercamos a autores nacionales que nos gustan para pedirles novelas; 3) recibimos manuscritos no solicitados de escritores noveles o con trayectoria.

Los criterios de selección son tres: 1) calidad; 2) originalidad (en temática y presentación) y 3) entretención. Además, como dije anteriormente, nosotros somos una editorial feminista y con un fuerte enfoque en la diversidad. Si hay una novela que, por ejemplo, perpetué de alguna manera el machismo, lo más probable es que no la publiquemos. Sin embargo, no nos basta con que sea una novela feminista o diversa. Si no es de calidad o no es entretenida, no la publicaremos.

  • La mayoría de quienes desean publicar un libro, se dirigen a las editoriales conocidas con su manuscrito y un bolso lleno de esperanzas, pero transcurrido el plazo para dar respuesta generalmente reciben un “no”. Entonces, algunos se quedan con la duda de si leyeron su novela. ¿Ustedes leen todo lo que les llega?

Sí, leemos todo lo que nos llega, siempre y cuando se haya enviado siguiendo las instrucciones disponibles en nuestro sitio web. Este es un primer filtro. La persona que realmente está interesada en publicar su obra y que se dará el tiempo de trabajarla con nosotros durante los meses que esto requiera, se dará el tiempo de visitar nuestro sitio web, leer sobre el tipo de novelas que buscamos y seguir nuestras instrucciones de envío.

  • ¿Hay un comité o es una persona la que toma la decisión de qué publicar?

Cuando se trata de manuscritos que no hemos solicitado, yo los leo primero. Si tengo dudas, le pido a uno o dos lectores de prueba que me hagan un informe con su opinión. En base a esto, lo converso con mi socio, quien también lee la novela. Juntos, tomamos la decisión.

  • La imagen de los libros es un factor, en algunos casos, determinante. Y la portada de Calíope es hermosa. ¿Cómo abordan el proceso de diseño y diagramación?

Es importante que la portada refleje el carácter del libro y por eso, si bien yo seré la que tome la decisión final, nos gusta oír sugerencias de los escritores. En el caso de Calíope, por ejemplo, a J.L le interesaba trabajar con Ángela González, quien había hecho sus otras portadas. Para mí eso tenía sentido, pues una de las cosas que me gusta de J.L es que, esté escribiendo un entretenido libro para niños o una torcida novela para adultos, tiene un estilo muy identificable. El seguir la línea estética de sus portadas anteriores, aunque estas hayan sido de otras editoriales, coincide con esto. Nos reunimos con Ángela y tiramos ideas entre los tres y creo que ella logró darle en el blanco con la ilustración de Cali: una chica rebelde pero tierna en un Santiago a la vez mágico y oscuro.

La diagramación estuvo a cargo de Carolina Varela, editora y diagramadora de Tríada Ediciones (otra editorial con un catálogo recomendable, si es que aún no la conocen). Es un diseño muy particular, que llama la atención por ser original sin salirse de los patrones recomendados para las novelas. Quiero seguir esta misma línea con todos nuestros libros para que de esta manera el catálogo de Loba, dentro de su diversidad, sea identificable desde la primera mirada.

  • Hay varios tipos de lectores. Entre ellos: quienes siguen la “moda”, los que van a las librerías para descubrir alguna “joyita” oculta, pero también quienes buscan referencias en las redes sociales. ¿Tienen algún plan para enfrentar esta tendencia?

Para nosotros es fundamental el trabajo con los mismos jóvenes que tienen blogs y canales de críticas. Es un ámbito en el cual estamos metiéndonos de a poco. Por muchos años yo fui miembro y moderadora de un foro de lectores de literatura juvenil. Esto me sirvió para entender la importancia de estas comunidades online, tanto para las editoriales como para los lectores. Ahora no tengo tanto tiempo para involucrarme, por lo cual el trabajo ha sido lento, pero deseo meterme más. La verdad es que siento sólo admiración por los jóvenes que recomiendan libros, pues tienen un trabajo importantísimo a la hora de diversificar la oferta nacional y fomentar la lectura.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

El catálogo de Loba Ediciones y sus temas de interés

  • Hablemos del catálogo de Loba Ediciones. ¿Qué nos depara el 2016?

Les puedo contar lo que se viene entre este año y principios del 2017. Tenemos cuatro obras de autores chilenos y dos traducciones de novelas australianas. En cuanto a los chilenos, ya sacamos Calíope: agente de Nunca Jamás de J.L. Flores, una novela de fantasía urbana sobre una detective mediasangre que resuelve crímenes mágicos en Santiago.

Nuestra próxima novela es Maleficio: el brujo y su sombra de Claudia Andrade Ecchio. Se trata de la primera parte de una trilogía sobre una agrupación de brujos y brujas al estilo de La Recta Provincia. Es una novela rara, algo torcida y muy original. Toma distintos puntos de vista, desde el villano psicópata a la chica naif. En cada capítulo el brujo o bruja habla con su sombra y esto hace una narración doble, construida más bien a partir de un diálogo con el inconsciente que una interpelación al lector. Todos los personajes tienen algo que ocultar y la moralidad se transforma en algo gris, cambiante. La novela hace un rescate de la mitología chilena a través de una mirada moderna y psicoanalítica. Nunca había leído algo parecido, la verdad.

Este año también tendremos Las durmientes de Camila Valenzuela León. Camila ganó el Fondo del Libro para la creación de esta novela. Se trata de una reescritura novelada de La bella durmiente. Forma parte de un proyecto que tiene Camila que busca cuestionar los modelos sexo-genéricos impuestos por los cuentos tradicionales.

La última novela chilena es Rizoma en blanco y negro de Wielka Aspedilla, una autora novel. La historia está protagonizada por Mía, una adolecente de Chiloé que sabe que no es igual a las otras chicas. Su piel y su pelo son distintos al de las demás. La única igual a ella es su madre fallecida, a la que no recuerda. A lo largo de la novela Mía debe reconstruir, con retazos de blanco y negro, su propia historia, cambiando así su vida.

  • ¿Es un catálogo cerrado o aún están abiertos a nuevas propuestas?

Aún buscamos obras para 2017.

  • ¿Se definen como una editorial juvenil?

En parte sí y en parte no, por las razones expuestas en la primera pregunta. Creo que somos una editorial juvenil en el sentido de que nos gusta publicar obras que responden a ciertos parámetros estéticos y temáticos que generalmente se relacionan a literatura para adolescentes y jóvenes. No lo somos, en el sentido de que “juvenil” es una categoría arbitraria que no necesariamente coincide con la edad de los lectores de una novela.

  • Algunos lectores tienden a asociar calidad con editorial. Es decir, que el libro podría ser bueno o malo dependiendo de qué editorial lo publica. ¿Qué piensan al respecto?

Creo que el catálogo de una editorial es un buen referente a la hora de evaluar un libro. No necesariamente todos los libros de una editorial serán de la misma calidad o tendrán el mismo perfil. En nuestro caso, por ejemplo, Calíope es completamente distinta a Maleficio en cuanto a tono, estilo y temática. Sin embargo, si ya has leído varios libros de una editorial y todos, aunque muy distintos entre sí, te han gustado, es un buen indicio de que te gustará el próximo. A mí me pasa eso con la editorial Allen & Unwin Australia, por ejemplo.

  • ¿Qué opinión tienen respecto de la idea de bajar o eliminar el impuesto al libro? Porque hasta ahora conocemos la visión de los consumidores, no así de las editoriales.

Creo que el IVA se debería eliminar por un tema ético. No tiene sentido, de acuerdo a lo que en teoría es nuestro proyecto de país, el tener un impuesto sobre los libros. Sin embargo, no estoy de acuerdo con los que culpan al IVA por el bajo nivel de lectura de los chilenos. Si una persona no puede comprar un libro de $11.900 lo más probable es que tampoco pueda comprar un libro de $10.000, que sería el precio sin IVA. Además, ni siquiera es necesario comprar libros, pues tenemos muchas bibliotecas en el país. El bajo nivel de lectura pasa por factores muy diversos, desde el nivel educacional hasta la desigualdad social.

  • Generalmente las transnacionales están sujetas a diversas restricciones -o limitaciones- relacionadas con la línea editorial. Esto hace que los pocos textos en los que se aborda temas profundos -o controversiales- sean “cartuchos”. En este ámbito, ¿cómo actúa Loba Ediciones?

Tenemos la suerte de ser totalmente independientes. Por tanto, podemos publicar lo que queramos, sin importar qué tan controversial sea el tema. Esta es una de las cosas que más me gusta sobre Loba Ediciones: tenemos la libertad de ir a donde todo el resto teme llegar. No estamos restringidos a tratar los temas “duros” con pinzas, ni tampoco a reproducir el modelo patriarcal neoliberal.

  • ¿Qué cercanía o limitaciones tienen respecto a las diversidades?

Somos una editorial que busca activamente publicar libros con protagonistas diversos. Queremos que nuestros libros reflejen el país en el que vivimos. Lamentablemente, muchos de los manuscritos que nos llegan son protagonizados por jóvenes blancos, heterosexuales y de clase alta con nombres como “Emily” y “John”. Queremos héroes y heroínas de todo tipo. Sin embargo, no queremos ser una editorial pedagógica. No entiendo por qué un libro sobre un joven gay debe ser sólo sobre su homosexualidad. ¿Acaso una novela sobre un joven heterosexual es sólo sobre su heterosexualidad? La escritora Malinda Lo dijo que la orientación sexual era una identidad, no un giro en la trama y yo lo creo firmemente. Quiero una novela sobre una chica lesbiana que no se trate sobre su lesbianismo, sino sobre como detiene el apocalipsis zombie con la ayuda de un cepillo de dientes ninja.

  • Preséntennos, con sus palabras, esta nueva editorial y dígannos qué podemos esperar de ustedes.

Loba Ediciones es una editorial enfocada en literatura juvenil. Nos planteamos como una editorial diversa y feminista. Queremos publicar novelas de excelente calidad y originalidad, apostando por aquellos libros cuyas temáticas o cuyos aspectos formales son demasiado riesgosos para editoriales más comerciales. Queremos sorprender y entretener.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por:

Alejandro Vilches
Alejandro Vilches
Anuncios

2 thoughts on “[Entrevista] Loba Ediciones: una editorial feminista, con un fuerte enfoque en la diversidad

  1. Pienso que la novela juvenil llama al “Yo Joven”, al viejo que inspira su niñez y al joven para quien la vejez es una fantasía. leí en mi niñez a Mark Twain, Herman Hesse, Selma Lagerloph, Conan Doyle, Maureice Leblanc, Emilio Salgari entre otros. Quise ser detective y ladrón, pirata, viajar sobre un pato y saltarme el dia de clases para irme a nadar desnudo. Y los vuelvo a leer para volverlo a hacer en mi imaginación. Me daba insomnio intentar decifrar el significado de como el ave rompe el cascarón y vuela en busca de abraxas, y lo entendí. Ahora concuerdo con Oscar Wilde, “No soy tan joven como para saberlo todo”.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s